banner ad

¿Puede construirse un canal interoceánico en Nicaragua?

Share on Facebook

Por Roberto Escobedo Caicedo / TicoVisión

Desde la época de la colonia española, se han realizado varios intentos por construir un canal interocéanico por territorio nicaragüense, pero han fracasado siempre por una razón o por otra. Un buen inventario de esos intentos aparece en el libro del escritor argentino, Gregorio Selzer, “Sandino: General de Hombres Libres”, el que estuvo consultando archivos en la biblioteca del Congreso de los Estados Unidos cuando escribía su ensayo. Me refiero a la edición original que salió a la venta en el año 1955, cuando era secretario del Doctor Alfredo Palacio, líder del partido conservador de la Argentina.

El Capitán de Navío de los Estados Unidos, Alfred Thayer Mahan, a quien muchos consideran el ideólogo del expansionismo norteamericano, estableció en los últimos años del siglo XIX, el calendario que debía seguirse para convertir el Mar Caribe en el Mare Nostrum Norteamericano. Una de las metas era la construcción de un canal interocéanico, ya fuera por Panamá o Nicaragua. Los Estados Unidos, tomando en cuenta el alto grado de sismicidad de Nicaragua y la postura negativa al respecto del General José Santos Zelaya, decidieron sondear al gobierno colombiano para que les diera la concesión de ejecutar todas las obras de ingeniería necesarias para construir el mencionado canal por Panamá, incluyendo la explotación comercial del mismo y su defensa.

La postura del gobierno colombiano fue también negativa, por lo que decidieron proceder a la “independencia” de Panamá de Colombia. Fue así como lograron la concesión que buscaban y el dominio de las vías oceánicas de comunicación. El canal fue inaugurado por el tiempo que comenzó la primera guerra mundial. Los Estados Unidos lo explotaron comercialmente hasta que entraron en vigor los Tratados Torrijos-Carter, suscritos entre el “hombre fuerte” de Panamá, General Omar Torrijos Herrera y el Presidente de los Estados Unidos, Jimmy Carter.

No obstante, los Estados Unidos procuraron evitar que Nicaragua otorgara una concesión análoga a la de Panamá a cualquier otro país, lo que lograron mediante el Tratado Chamorro-Bryan. Muchos años después consideraron que ya había pasado ese peligro y decidieron, de común acuerdo con el gobierno del General Somoza Debayle, abrogar dicho Tratado, lo que se oficializó el 14 de julio de 1970.

Pero en el año de 1926, el Servicio de Ingenieros del Ejército de los Estados Unidos, hizo un estudio sobre la viabilidad de un canal interocéanico por Nicaragua, utilizando el Río San Juan para la conexión entre los océanos Pacífico y Atlántico. Los resultados obtenidos confirmaron que es perfectamente posible construir dicho canal y que tendría muchas ventajas adicionales que las ofrecidas actualmente por el de Panamá.

Durante la primera dictadura de Daniel Ortega Saavedra, trascendió que la URSS estuvo interesada en estudiar la conveniencia de construir dicho canal por Nicaragua, pero todo esto lo manejaron en el mayor misterio, por lo que no han quedado documentos para estudiar las conclusiones a que llegaron, evaluaciones de costo, cursos de agua que utilizarían, etc. En esos tiempos, la URSS estaba interesada únicamente en profundizar la guerra fría y financiar movimientos terroristas en el mundo entero, siendo esto fiel expresión de su geopolítica y apetitos expansionistas.

En 1973, después de la Guerra del Yon Kippur entre Egipto y una coalición de países árabes contra Israel, como represalia contra el mundo occidental por la ayuda prestada al Estado de Israel, los precios del barril de crudo subieron desproporcionadamente, perjudicando seriamente sus economías. Fue entonces cuando se iniciaron negociaciones entre el Shah Mohamed Rehza Pahlavi y Anastasio Somoza Debayle, de Irán y Nicaragua, respectivamente, para la construcción de una gigantesca refinería y obras portuarias en Monkey Point, para trasladar combustibles mediante oleoductos a territorio norteamericano. Paralelamente, Somoza Debayle ordenó a la Empresa Nacional de Luz y Fuerza (ENALUF), acelerar los estudios para el aprovechamiento de los recursos geotérmicos de Nicaragua, a fin de instalar plantas que emplearan el vapor del subsuelo para la producción de energía eléctrica.

Desgraciadamente, Nelson Rockefeller, magnate petrolero norteamericano, visitó personalmente al Shah de Irán y a Somoza Debayle, de Nicaragua, recomendándoles no continuar con sus planes, llegando hasta amenazarlos con la desestabilización política y social de sus respectivos regímenes. Parece que esto último fue una especie de profecía, porque ambos perdieron el poder por diferencia de meses.

Durante el gobierno del Ingeniero Enrique Bolaños Geyer, visitó el país dentro del mayor misterio, una delegación de China Continental. Formaban parte de la misma los tres ingenieros más destacados que participaron en el diseño del megaproyecto de las “Tres Gargantas Profundas”, el mayor complejo de irrigación y generación de energía eléctrica del mundo. Recorrieron diferentes zonas de Nicaragua y al final determinaron que el proyecto era perfectamente posible, pero que ellos nunca utilizarían el Río San Juan, sino los ríos Oyate y Rama. Además, estimaron que el costo del proyecto andaba por el orden de los 26 mil millones de dólares. Tampoco dejaron ninguna documentación ni estudios al respecto.

Nuevamente y durante el segundo gobierno de Ortega Saavedra, hecho posible gracias a la división del liberalismo nicaragüense y a que no se contaron el 8.5% de los votos, debido al primero de los pactos conocidos entre el mencionado político sandinista y el Licenciado Eduardo Montealegre Rivas, es que vuelve a hablarse de la posible construcción de un canal interocéanico por Nicaragua.

En un comentario anterior abordé el tema de que el dragado de parte del Río San Juan y el Proyecto Hidroeléctrico “Brito”, eran incompatibles. Si este último se lleva a cabo, el mencionado río desde antes de llegar al Castillo de la Inmaculada Concepción se transformaría en poco menos que un caño de agua, debido al muro que levantarían para construir el embalse “San Isidro” y elevar el nivel de las aguas del Lago Cocibolca, por lo que dicho dragado primitivo, usando equipos hechizos y bajo la dirección de un demente, Edén Pastora Gómez, no tendría ninguna utilidad práctica.

Pero han surgido voces que ponen al descubierto que existen negociaciones secretas entre Ortega Saavedra y los gobiernos de Irán y Venezuela para la construcción de un canal interocéanico de comunicación por Nicaragua. En nuestro país y desde hace tiempo se mueven libremente pasdaranes o miembros de la Guardia Revolucionaria Iraní, los que bajo la fachada de “diplomáticos” han recorrido todo el país. En un comienzo se justificó su presencia diciendo que construirían el puerto de Monkey Point, Región Autónoma del Atlántico Sur (RAAS), pero ahora quienes aparecen como supuestos interesados son unos empresarios de Corea del Sur. Además, el personal de la Embajada de Venezuela en Managua es excesivo, lo que confirma que se dedican también a otras actividades.

No es de extrañar, entonces, que tanto venezolanos como iraníes estén considerando la posibilidad de aventurarse en la construcción del canal interocéanico de comunicación por Nicaragua. Irán es una potencia petrolera mundial, pero carece de tecnología y de experiencia en la ejecución de obras de esa naturaleza. Tiene grandes reservas de petróleo, inclusive en la cuenca del Mar Caspio, el que comparte con las antiguas repúblicas musulmanas de la URSS. Venezuela, se encuentra en la misma situación. Es otra potencia petrolera mundial, pero su producción de crudo disminuye año con año debido a que no hay reinversiones de capital. Ambas disponen de recursos de capital, pero no pueden ejecutar una obra de las características de un canal interocéanico por si mismos en ninguna parte del mundo.

Si llegaran a aventurarse en una obra de tal naturaleza, los equipos y maquinaria utilizados son en su mayor parte fabricados en Estados Unidos y países de Europa Occidental, los que pueden negar el permiso que utilicen sus patentes, aún pagando los “royalties” de rigor. Ocurriría lo mismo que cuando la URSS inició la construcción del Proyecto “Yamburgo”, transportar petróleo y gas natural de Siberia a países del occidente de Europa.

Debido a la situación de tirantez reinante actualmente entre Nicaragua y Costa Rica, por los trabajos de dragado que se realizan en parte del Río San Juan y las amenazas de Ortega Saavedra de retirar a Nicaragua de la OEA, es muy posible que la filtración de esa noticia, el interés de Irán y Venezuela por construir el canal interocéanico de comunicación por Nicaragua, responda a una estrategia política de transnacionalización del conflicto.

Todo indica que escogerían otra ruta, porque la del Río San Juan, debido a los conflictos con Costa Rica, postergaría indefinidamente la iniciación de los trabajos necesarios. Por otra parte, indicaría que tanto el dragado encomendado al demente de Pastora Gómez como el Proyecto Hidroeléctrico del Río Brito, son incompatibles entre sí.

Es posible que los chinos continentales hayan avanzado en sus estudios al respecto, recurriendo a una ruta alterna, no utilizando para nada el Río San Juan. Y sean esos diseños y especificaciones técnicas los que serían empleados por iraníes, venezolanos y contratistas empleados en la ejecución de un proyecto de tal naturaleza.

Mientras tanto, Ortega Saavedra ha introducido un nuevo término en la ecuación de su reelección. Explotar el patriotismo y el nacionalismo del pueblo nicaragüense. Los revive después de convertir a Nicaragua en un satélite del social imperialismo chavista.

¿Qué actitud adoptarían los Estados Unidos si Ortega Saavedra da la concesión a iraníes y venezolanos para la construcción de un canal interocéanico de comunicación por Nicaragua? Esto colocaría a un peligroso eje de promoción del terrorismo internacional en la retaguardia estratégica de los Estados Unidos, lo que también facilitaría el transporte de drogas entre puertos de ambos océanos, Pacífico y Atlántico.

Filed Under: DenunciasEconomíaFeatured

About the Author:

RSSComments (0)

Trackback URL

Comments are closed.