Pasarela Long Live Rock

Pasarela Long Live Rock

234
Share on Facebook

Las pasarelas como los escenarios: llenas de piel, terciopelo y animal print. Los trajes de batalla de las estrellas de rock que han fascinado al mundo son la inspiración en tiempos en los que la rebeldía hace tanta falta.

 
Anthony Vaccarello
Louis Vuitton
 
Dries Van Noten
Opening Ceremony

“El miedo se está apoderando del mundo”, dice Colin Firth personificado como George Falconer en A Single Man, la película que dirigió Tom Ford en 2009 basada en la novela homónima de Christopher Isherwood. En la escena, el profesor Falconer habla a sus alumnos sobre los recelos sociales: “El miedo está siendo utilizado como una herramienta de manipulación. Es a través del miedo que los políticos esparcen sus reglas y que los locales de Madison Avenue nos venden cosas que no necesitamos. Piensen en eso. Tenemos miedo de ser atacados, miedo a que haya comunistas merodeando en las esquinas, miedo a que un pequeño país caribeño, que no vive como nosotros, nos tienda una trampa. Miedo a que la cultura negra se apodere del mundo. Miedo de las caderas de Elvis. Bueno, eso último quizá sí es un miedo real…”.

El apunte es importante considerando que la última frase —expresada con gran ironía por Firth— es certera: el rock ha sido tratado, desde su concepción, como una amenaza y Elvis Presley, siendo uno de los primeros músicos en popularizarlo, se convirtió —para la sociedad conservadora de los años 50— en una personificación del demonio. Su frenético movimiento de caderas, que apareció por primera vez en la televisión nacional estadounidense en enero de 1956 en The Dorsey Brothers Stage Show, fue luego censurado cuando apareció en el programa de Ed Sullivan siempre en planos medios. La razón de esta censura es simple: Elvis Presley era, continuando el legado de James Dean, un símbolo del creciente poder de la juventud.

Comenzaban a proliferar los anticonceptivos, los condones y la penicilina. La de Elvis fue la época de los albores de la revolución sexual. Su presencia en los medios masivos era un peligro inminente. En el libro Elvis Presley: A Life, la escritora Bobbie Ann Mason afirma que Elvis “puso en marcha el estilo musical que dominó el resto del siglo. Marcó el inicio de la cultura de la juventud… El colapso de la inhibición sexual y el final de la segregación racial”.

HOY, CUANDO EL MUNDO YA ESTÁ EN PODER DEL MIEDO, LA DEL ROCK ES UNA ACTITUD QUE SE ECHA DE MENOS. QUIZÁ SEA POR ESO QUE LOS DISEÑADORES SE HAN INSPIRADO EN LOS ESTILOS QUE LO HAN IDENTIFICADO EN DIVERSAS ÉPOCAS.

Desde entonces, el rock no ha dejado de evolucionar. Muta según el contexto, pero estéticamente mantiene elementos clave que permiten reconocerlo. Bajo la óptica de la moda están la gama cromática oscura, los atuendos glamorosos (aún los más descuidados), la constante exploración de la sexualidad y, por supuesto, su gran dosis de altanería y de deseos de rebelión. Hoy, cuando el mundo ya está en poder del miedo, la del rock es una actitud que se echa de menos. Quizá sea por eso que los diseñadores se han inspirado en los estilos que lo han identificado en diversas épocas. Vemos, por ejemplo, la propuesta de Anthony Vaccarello —en su propia línea, no en Saint Laurent— quien, con su chaqueta biker de cuello felpudo sobre una playera a rayas, nos recuerda al ya mencionado James Dean y a una versión renovada y menos carcelaria de Elvis en el video de Jailhouse Rock. Es un look de pionero del rock. Pero luego todo luce más punk, más cercano a los 70 y sus sonidos fuertes e industriales, heredados por el hard rock.

El elegante negro total, que muestra Aquilano Rimondi en un conjunto de pantalón de piel con camisa asimétrica, es algo que podrían haber usado la cantante Patti Smith y el fotógrafo Robert Mapplethorpe durante sus días en el Hotel Chelsea de Nueva York, mientras que en calles aledañas, el atuendo de Isabel Marant con camisa y pantalón de tela príncipe de Gales pudo ser usado por el joven Bob Dylan (aunque ni siquiera entonces el más reciente Nobel de Literatura se hubiera arriesgado a usar la chaqueta con cheetah print). Los diseños de Louis Vuitton y Dries Van Noten nos llevan del otro lado del océano, a Inglaterra. El maquillaje gótico —y el rojo y el negro como inevitable referencia a las telas escocesas básicas de la estética punk— nos permiten imaginar el guardarropa de Nancy Spungen, la mítica novia de Sid Vicious —vocalista de los Sex Pistols— y también nos recuerda los atuendos a los que Vivienne Westwood no ha renunciado en sus diseños.

Opening Ceremony tiende más al futurismo que a las evocaciones históricas del rock y su propuesta quizá habría complacido a Freddie Mercury. Luego, Rodarte hizo lo suyo en un tono más sutil, de elegancia bohemia, con volantes y transparencias ideales para una rockera contemporánea. Pero las palmas se las lleva Valentino con sus looks a la Black Swan, que hubieran sido idóneos para aparecerse una noche en el famoso CBGB y ver en vivo a The Ramones. Flecos, brillos, estoperoles… la chaqueta de piel negra que aparece en esta colección con la que Maria Grazia Chiuri dice adiós a la marca italiana —y a su dupla con Pierpaolo Piccioli— lo tiene todo para usarse en esas noches en las que se quiere ver el mundo arder.

________

L’Officiel

banner ad