Empresarios del Nuevo Milenio

Empresarios del Nuevo Milenio

Asistimos en este inicio de milenio a una aguda crisis de los sistemas productivos y políticos, que hasta el año 2000, alinearon las diferentes tendencias empresariales y gubernamentales de la humanidad.

Hoy en día, se deshace a pasos agigantados, el orden alcanzado por las democracias de nuestros abuelos, junto a la estructura tradicional de los partidos políticos y que paralelamente es expuesta cada vez más en las redes sociales,  en sus intrincadas relaciones de poder con  empresarios y organizaciones financieras, entronizadas en la corrupción y la decadencia.

Paralelamente, los cambios tecnológicos, el agotamiento global de las ideologías, los cambios sociales y culturales que emergen de las redes sociales y del comercio por internet, han dejado atrás a la economía tradicional de mercado, dando origen a la economía basada en la globalización y la Información digitalizada y ella ha dado inicio a la economía basada en el conocimiento y en el aprendizaje.

En este contexto, crecen y se desarrollan nuestras nuevas generaciones, atrapadas en medio de un sistema obsoleto y decadente, que cada vez reduce más las oportunidades para que puedan alcanzar un modelo de vida digno y similar al que tuvieron sus padres y paralelamente, retadas por innovaciones tecnológicas que abren nuevos e insospechados horizontes de bienestar y oportunidades en la forma de hacer negocios.

Dada la contracción mundial de la economía y el exceso de cargas soportadas por las empresas, que son impuestas por burocracias cada vez más hambrientas de recursos y más irresponsables en el cumplimiento de sus labores, el desempleo campea abiertamente y no va a bajar a menos que los mismos jóvenes reconozcan, que se requieren otras acciones e iniciativas para generar ingresos y riqueza para ellos y para sus comunidades.

Hoy por hoy, se hace necesario desterrar el modelo asalariado de las aspiraciones profesionales de estos jóvenes, principalmente de aquellos que viven fuera de la GAM y en las zonas fronterizas, más afectadas aún por el desempleo y por el narcotráfico.

Las comunidades ubicadas en las zonas más deprimidas económicamente como la zona sur, la frontera con Panamá y la zona atlántica, requieren un nuevo tipo de enfoque, que ya no puede ser ni será el modelo asalariado, es imperativo por los mismos signos de los tiempos, que estos jóvenes se conviertan en pioneros. Los jóvenes de estas zonas no pueden ni deben adaptarse a las condiciones de su entorno social y cultural, ni siquiera pueden esperar transformarlo; deben crear nuevas opciones productivas y empresariales, con un enfoque totalmente diferente de los modelos tradicionales de producción o de generación de riqueza.

Las empresas del nuevo milenio, que puedan sustentar un modelo de bienestar para las nuevas generaciones, serán empresas que desarrollen negocios basados en el desarrollo sostenible, un ambiente sano, el progreso económico y la justicia social. Estos nuevos pioneros – empresarios, desarrollarán empresas que rescaten la seguridad individual, la identidad cultural y la integración social.

Estas organizaciones del nuevo milenio además, reclamarán más enérgicamente por la participación ciudadana, el buen gobierno y la transparencia.  No podrán ser empresas de horario reloj y turnos laborales, probablemente tampoco se circunscriban a un escritorio o una oficina. Serán unidades productivas, trabajadas con métricas de desempeño y metas de productividad, no por horarios ni relaciones de subordinación laboral, sino bajo modelos de mercadeo y comercialización por internet y con enfoques que integren el desarrollo sostenible, los derechos humanos y la educación innovadora y revolucionaria, que les permita crecer por medio de la gestión del conocimiento.

Los empresarios del nuevo milenio, canalizarán recursos internacionales para proyectos que mejoren sus comunidades, por medio de una filosofía de trabajo más libre y equitativa, que no se circunscriba únicamente al lucro personal.

Los empresarios del nuevo milenio, desarrollarán negocios comunitarios, como granjas de producción ecológica, en las que vivan y trabajen ellos y sus familias, compartiendo formas de gestión ambiental y empresarial auto sostenibles e independientes o comunidades científicas y profesionales, que brinden servicios desde una perspectiva de valor y no de costos, que impulsarán servicios, con perspectiva de soluciones y no de cumplimiento de tareas o compromisos.

 

________
Por: Ana Ruth Quesada